Posts etiquetados ‘Pobreza e Indigencia’

Alrededor de las 5 de la tarde de hoy, INFOBAE subió a su portal este título: “La pobreza bajó 1,5 por ciento por la Asignación Universal por Hijo”. La información, que durante varios minutos ocupó los primeros lugares de su listado de noticias, es atribuída a “cálculos privados”, así, sin mayores datos, por lo menos en el copete que complementa el título.

Al leer la noticia, clickeando sobre ella, nos encontramos con que la fuente es un “análisis de Jorge Colina en el informe semanal de Idesa”. Y a partir de allí, entonces todo nos queda mucho más claro, ¿no es cierto?

Aquí está el link de la noticia: http://www.infobae.com/economia/510797-101275-0-La-pobreza-baj%C3%B3-15-puntos-la-asignaci%C3%B3n-universal-hijo

Fíjense ustedes que ese análisis toma hipótesis no fundadas elaboradas por el mencionado instituto privado y, por supuesto, refuta  o al menos lo intenta pero sin éxito, las cifras brindadas por el INDEC.

Ahora bien: ¿Qué es IDESA? ¿Cómo realiza sus mediciones? ¿Cuáles son sus fuentes? ¿Cuáles son sus bases de datos y líneas históricas estadísticas para realizar la medición? ¿Cuál es el universo que estudia para realizar la proyección hipotética? Ninguna de estas preguntas es respondida. Sin embargo para INFOBAE la información merece un  lugar destacado en su portal.

Pero además es imposible trazar una especulación de semejante tenor, porque la Asignación Universal por Hijo comenzó a tener vigencia recién en diciembre de 2009. En su último informe sobre Incidencia de la Pobreza e Indigencia en Personas y Hogares, con base en la Encuesta Permanente de Hogares cuyos resultados se conocen dos veces por año,  el propio INDEC se encarga de aclarar que como los datos estudiados corresponden al segundo semestre de 2009, la incidencia de ese beneficio social todavía no pudo ser evaluada en toda su magnitud y que recién podrían tenerlos listos cerca de la primera mitad de 2010.

No hay ninguna institución privada en el país capaz de competir en igualdad de condiciones con el INDEC a la hora de realizar estudios de orden estadístico. Las metodologías aplicadas por el organismo oficial están claramente expuestas en sus comunicados e informes y pueden ser consultadas en su página web. Cada comunicado del INDEC explica de qué manera se realizaron las mediciones, enumera las líneas históricas (base cero o Base 100 según corresponda) contra las cuales se realizan las comparaciones y la evolución de los índices en general. Ninguna de estas variables es explicada o mostrada por las “consultoras privadas”, ni en sus comunicados ni en sus sitios en la web. Nunca nadie sabe que herramientas emplean para realizar las mediciones con las que pretenden refutar al INDEC. Simplemente opinan y encuentran eco en los medios hegemónicos como si gozaran de una credibilidad enorme, la misma que le endilgan al INDEC a la hora de criticarlo.

Una vez más, las “mediciones privadas” (si se las puede llamar mediciones) tienen mayor importancia para los medios opositores. Que ni siquiera se toman el trabajo de publicar las dos mediciones al mismo tiempo para que la gente que consume esos medios pueda establecer una comparación y formarse su propia opinión.

En un breve artículo en su edición de papel y online, el diario “cornetista” toma como referencia opiniones de un extremadamente reducido grupo de personas que busca refugio en algunos de los paradores que dependen del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El recuadro está vinculado a una nota central en la que especialistas de la UCA sostienen que los niveles de pobreza difundidos por el INDEC están por debajo de lo que marca la realidad. Y afirma que la sensación de la calle es diferente a la de las estadísticas oficiales.

En ese recuadro sin firma se sostiene que según el INDEC el índice de pobreza en la ciudad de Buenos Aires es “del 6,1 por ciento con tendencia a la baja”. (link:  http://www.clarin.com/diario/2010/04/08/elpais/p-02175924.htm).

Recurrimos al informe del INDEC sobre Pobreza e Indigencia en el segundo semestre del 2009, contenido en la Encuesta Permanente de Hogares para tratar de corroborar esa cifra. En el cuadro 3 del informe, relativo a la “Pobreza en Hogares y Personas”, encontramos ese porcentaje aludido por Clarin. Pero faltan detalles. El 6,1 por ciento de incidencia de pobreza en personas (es decir que se toma uno de los universos encuestados) corresponde al segundo semestre de 2009. Si esta cifra es comparada con el segundo semestre del 2008, observamos un aumento claro  de pobreza ya que entonces se ubicaba en el 5,3 por ciento.

Si el análisis lo hacemos respecto de la incidencia de la pobreza en hogares, en el segundo semestre el 2009 era del 4,5 por ciento, mientras que en el segundo semestre del 2008 era del 3,4 por ciento. En ambas mediciones se observa un incremento notable, que revela que en el período señalado la pobreza en Capital Federal aumentó un 30 por ciento.

Un 30 por ciento más de hogares pobres en el distrito que gobierna Mauricio Macri en el año 2009, a contramano de los índices generales que fueron marcando una recuperación socioeconómica a partir de la segunda mitad del que fue el año más complicado dada la gravedad de la crisis financiera internacional y que la Argentina sorteó con bastante soltura.

La ciudad de Buenos Aires, junto con el Gran Santa Fe, San Nicolás-Villa Constitución y Mar del Plata son los distritos donde se registró un aumento de los índices de pobreza. Al manipular los datos, Clarin busca esconder esta realidad que está claramente expuesta en el informe del Indec sobre lo que ocurre en el distrito que maneja el macrismo. Basta con ver los cuadros. De modo que apela al mismo recurso que le endilga al gobierno. Solo que el Indec dice también que en otras regiones de la Argentina, a pesar de los avances, todavía no se logró bajar los niveles de pobreza a cifras razonables.

Además,  tampoco es verdad, como dice el suelto de Clarín, que haya una tendencia a la baja en nuestro distrito. La tendencia a la baja es la resultante del promedio general en el país, comparando semestre contra semestre del 2009.

Al final,  como decía este fin de semana Miradas al Sur, Clarín está en guerra. Y no le hace asco: manipula información, tergiversa datos, publica mentiras. Y lo peor es que mucha gente todavía le sigue creyendo.